Las guayaberas familiares gozan de amplia demanda

0

Pequeña firma de Yucatán exporta sus camisas a todo el mundo

Una empresa familiar en una pequeña comunidad en el estado de Yucatán se está haciendo un nombre exportando guayaberas, también conocidas como camisas de boda mexicanas, en todo el mundo.


Silvia López, como se llama la empresa, está ubicada en Kimbilá, a unos 55 kilómetros al este de Mérida, en una región que es conocida por sus tradicionales bordados.

Al mezclar la tradición con la innovación para fabricar prendas hechas a mano de alta calidad, la empresa ha encontrado un mercado internacional.

Si bien se disputa el origen de la guayabera, con reclamos sobre su invención que van desde México y Cuba y hasta Filipinas, la evidencia de la calidad de las camisetas producidas por Silvia López se puede ver en la demanda.


Las exportaciones de sus guayaberas, así como otras prendas típicas, llegan ahora a varias partes del mundo, incluidos Estados Unidos, la Unión Europea, Australia, Nueva Zelanda y Dubai en los Emiratos Árabes Unidos.


Las versiones tradicionales en colores claros de la guayabera elaboradas por los 24 empleados en el taller de la empresa siguen siendo el artículo más popular.


Sin embargo, el negocio se ha diversificado, hay guayaberas para adultos, jóvenes e inclusive guayaberas para niños, por otra parte ha crecido la gran variedad en diseños y colores más modernos, ahora también produce versiones de colores brillantes en mezclilla o hilos mezclados, además del clásico lino y algodón.


Las guayaberas bordadas con flores como lirios y otras prendas como vestidos, blusas, cinturones bordados, bolsos y el clásico terno yucateco , un colorido traje de tres piezas bordado para mujeres, han sido buscadas tanto por clientes locales como internacionales.

En entrevista con el diario El Universal, el empresario Jorge May atribuye el éxito internacional a “la calidad y la confección. . . [y] buscando agregar ideas innovadoras que reflejen los tiempos y el modernismo ".


El hijo de May también trabaja en el negocio junto con su nuera Astrid Ojeda Torres, quien es la diseñadora responsable de darle a las prendas un toque actualizado combinando bordados tradicionales con estilo moderno.


La compañía ahora exporta hasta 500 prendas cada tres meses, en gran parte debido a la popularidad de las piezas recién actualizadas.


Las guayaberas, llamadas así según un cuento popular porque los agricultores alguna vez usaron sus bolsillos para recolectar guayabas, o guayabas, han sido populares durante mucho tiempo en muchos países latinoamericanos entre las clases altas y los políticos, pero su atractivo ahora se ha ampliado para incluir a jóvenes y mujeres. así como consumidores en nuevos mercados exteriores.


Según May, las guayaberas no son tan caras como mucha gente piensa: las versiones de algodón de la camisa cuestan entre 350 y 600 pesos (US $ 19-32) mientras que las de lino cuestan entre 800 y 1.000 pesos.


Fuente: El Universal (sp) / Varios

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios